SummArg | Cursos y recursos para webmasters

Vectores en Illustrator: Sencilla técnica para restaurar imágenes de baja calidad y dejarlas listas para imprimir

Con las herramientas de Illustrator es muy fácil tomar un logo de poca resolución y readaptarlo para nuestras necesidades. Esto es muy útil para quienes trabajan en imprentas, donde muchas veces no se cuenta con el material listo para hacer un diseño.

Para empezar, nos dirigimos, una vez creado el documento, a Archivo>Colocar, y procedemos a colocar en el espacio de trabajo la dichosa imagen que nos trae problemas.

Antes de vectorizar, vamos a duplicar la imagen, de modo que nos quede una muestra del original debajo de la que trabajaremos. Nos aseguramos entonces de que ambas imágenes queden exactamente una sobre otra.

Ahora sí, elegimos la opción Calco Interactivo, que debe aparecer en la barra superior. Si bien el programa sugiere varias opciones de Calcos, nosotros elegimos la forma predeterminada. La imagen se convierte a blanco y negro. El siguiente paso es hacer clic en Expandir, de modo que la imagen se transforme a vectores y podamos trabajar sobre ella

Para continuar, nos dirigimos al menú de arriba de todo y cliqueamos Objeto>Desagrupar. Esto nos permite borrar lo que no nos sirva, por ejemplo, el fondo blanco. Así, seleccionamos todo lo que sea desechable. Sólo nos quedamos con el dibujo y el fondo con la imagen original.

Debido a que el manejo de vectores en Illustrator no es tan libre como en Corel Draw, se pueden hacer dos cosas: o lo intentamos con las herramientas que nos ofrece este software, o accedemos a Guardar como>Illustrator EPS y continuamos con nuestra misión –mucho más cómodos- en el Corel.

Nosotros somos valientes y nos quedamos con nuestro querido Illustrator. Por lo tanto, vamos a la herramienta Selección Directa, que es la flechita blanca, y comenzamos a trabajar las líneas rebeldes de nuestro Calco. En nuestro ejemplo, al león sólo hay que arreglarle la melena.

La corrección se lleva a cabo seleccionando uno por uno los “puntos de ancla” del dibujo. En las herramientas de arriba, verán que estos puntos pueden ser “vértices” o podemos “suavizarlos”. También podemos “quitar un punto seleccionado”. Podemos añadir puntos, haciendo clic en la herramienta Pluma y desplegando la ventana acoplada, donde aparecerá la opción “Añadir punto de ancla”.

En cuanto a la tipografía, hay que evaluar si realmente es necesario arreglar lo que calcamos, o si no nos conviene buscar la misma letra -o similar- y reescribir el texto. En nuestro caso, nos resulta más simple la reescritura.

Recuerden que el texto tiene que estar convertido a curvas para que todas las máquinas puedan leer la información del diseño a la hora de imprimir. Para eso, vamos a Texto>Crear Contornos.

Para pintar la imagen del mismo color que la original hacemos lo siguiente: seleccionamos nuestro dibujo, y con la herramienta Cuentagotas, (en la barra lateral) hacemos clic en el color del JPG. Listo. La nueva imagen proporcionará una impresión de calidad, en el tamaño que nos plazca.

Dejar un comentario