SummArg | Cursos y recursos para webmasters

02/11/2009

Cómo combatir el agotamiento y mantenerse motivado

Ya llega noviembre y se deja sentir el desgaste del trabajo durante todo este año sobre nuestras espaldas. ¡Cuesta tanto llegar a fin de año! Y todavía quedan dos meses por delante, antes de comenzar a coordinar 7, 15 o 21 días de vacaciones según nuestra antiguedad laboral o nuestra conveniencia financiera.

¿Pero cómo podemos renovarnos antes de que eso llegue? Dicen que para mantenerse motivado hay que “hacer lo que uno ama”, y si bien es un gran consejo no siempre es suficiente para mantener la inspiración y las energías para mantener todo marchando. Generalmente cuando más necesitarías de la fuerza extra que te da la motivación, más sentirás su ausencia.

Te cuesta terminar ese proyecto, no sentís interés en alcanzar la próxima meta propuesta, la apatía te invade cuando comienza el día laboral. Estás desgastado, desmotivado, exhausto. Eso es el agotamiento, el cual seguramente ya conocés.

En Zenhabits.net encontré unos tips para recuperarnos del agotamiento e incluso prevenirlo.

1. Establecer submetas. Cuando nos proponemos grandes metas a alcanzar, sabemos que tendremos que trabajar muy duro y durante mucho tiempo para llegar a cumplirlas. Esto es como dirigirnos en bicicleta hacia una montaña lejana que podemos ver en el horizonte, podremos pedalear durante horas pero la montaña no parecerá estar más cerca. Al no ver rapidamente un avance hacia nuestro objetivo, comenzaremos a sentir el cansancio.

  • En un diario o calendario, anotá las submetas y metas. De ese modo podés apreciar todo lo que ya hiciste y entender que te falta mucho menos por hacer de lo que crees.
  • Identificá y escribí las submetas para llegar a la meta final. Si estás por escribir un libro, las submetas pueden ser los capítulos o cantidades de palabras (cada 1.00o, establecés una parada).
  • Cada vez que cumplas una submeta, detenete a apreciar tu trabajo, a darte un pequeño descanso y quizás hasta un pequeño premio (ej. termino este artículo y voy por un café para releerlo y ver como quedó).
  • Apreciá estos pequeños logros, disfrutá de la sensación de terminar las cosas.
  • 2. Entrená tu inspiración. Todos tenemos algún artista amigo que nos da a entender que la inspiración es algo aleatorio, que viene y va sin nada que lo rija. Un día componen o crean a lo loco, y al otro están vacios, exhaustos, agotados. No pueden volver a convocar inmediatamente a esta inspiración para seguir trabajando. O al menos eso creen.

    La inspiración es una habilidad que puede ser entrenada. Al principio es poco fiable, pero puede ser entrenada y desarrollada para poder ponerla en acción a voluntad. ¿Y cómo se logra esto? La mejor manera es la inmersión, sumergirse en las cosas que te inspiran y reflejan tus metas. Los grandes compositores escuchan música, los grandes autores leen, los mejores marketineros van a seminarios. ¿Qué cosas te conectan con tu fuente de inspiración?

    3. Trabajá menos. Disminuí la cantidad de energía y tiempo que gastás en tu trabajo. Si tenés días libres por enfermedad o vacaciones para tomarte, hacelo. Si sos autónomo, disponete un nuevo cronograma de trabajo en el que tengas menor carga horaria. Invertí el tiempo que hayas podido obtener en:

    • Eliminar tareas innecesarias.
    • Reorganizar tu espacio de trabajo, tirar u ordenar papeles, ordenar tus cajones.
    • Terminar definitivamente con las multitareas (está demostrado que no sirve).
    • Buscá ayuda de otras personas.

    4. Sé realista. No hay nada de malo con tener grandes sueños y ambiciones, pero si no querés sentirte frustrado por una aparente falta de progresos, es mejor que examines tus metas con calma. ¿Son realizables? ¿Los tiempos propuestos para realizarlos son razonables?

    Una buena manera de hacerlo es escribir tu ambiciosa meta en un papel, luego escribí 10 pasos concretos a seguir para obtener esa meta, detallando lo más posible. Si podés escribir esos pasos de modo realista, con los pies sobre la tierra, desde hoy hasta la concreción de tu meta, entonces significa que podrás llegar a ella. Si tenés problemas escribiendo los diez pasos (o los escribís pero al ser leidos por separado no parecen realistas), entonces tenés que elaborar un nuevo plan para alcanzar esa meta o redefinir la misma.

    5. Descansá bien. Muchas veces te habrán dicho que necesitás dormir más. Te quedás hasta altas horas de la madrugada para terminar algún trabajo y no descansás lo que te corresponde, sin mencionar que a la larga esto hace que luego no puedas conciliar el sueño temprano. Descansar bien y por el tiempo suficiente es una decisión que debés tomar y desarrollar como hábito.

    Muchas veces la procrastinación es la responsable de que nos quedemos trabajando hasta tarde, ya que en el horario que se suponía dedicaríamos a trabajar en ese proyecto, no pudimos encontrar inspiración, concentración y/o voluntad para hacerlo. Organizar tus horarios para dedicarle al trabajo, te permitirá descansar mucho mejor (¡y rendir mucho más laboralmente!)

    6. Tomatelo con (más) calma. El mundo constantemente nos apura. “Lo necesito rápido. Dale prioridad a este cliente. Esto es urgente. ¡Rápido!”. No siempre es necesario hacer todo rápido, y la velocidad que requieren además puede significar que las cosas no salgan bien. Tarde o temprano te sentirás agobiado y tendrás que calmarte o enfermar. Aquí algunas cosas que pueden ayudarte a bajar un cambio:

    • Tomate como mínimo 10 minutos en un lugar tranquilo y lejos de las distracciones.
    • Poné una lista de música relajante, escuchala cuando empieces a sentirte estresado.
    • Recortá la cantidad de cosas que podés hacer por día en tu lista de tareas.
    • Extendé tus fechas de entrega. No es necesario que termines todas las cosas en tiempos cortos, evaluá que cosas son postergables. Recordá que esto no es una excusa para procrastinar.

    7. Buscá una segunda opinión. Es dificil darse cuenta uno mismo de tu agotamiento. Tus amigos cercanos y tu familia podrían identificar los signos de tu agotamiento antes que vos mismo. Escuchalos cuando te alerten. Si tus seres queridos te dicen que estás trabajando demasiado, es momento de parar.

    8. Establecé límites. El agotamiento sobreviene cuando aceptamos trabajar mas para superar ciertos límites, y eso generalmente interfiere con otras partes de nuestra vida. Así que sé firme con tus límites, mientras más claros sean, mejor. Si es necesario escribirlos, hacelo.

    Por ejemplo, en vez de pensar en pasar tres horas por noche con tu familia, ponetelo de otra forma: Trabajaré sólo hasta las 20hs, luego es 100% tiempo para mi familia. Los límites claros son más fáciles de seguir.

    Además de establecer los límites, es necesario hacerlos públicos, comunicarlos. Que tu familia sepa de tu decisión de no trabajar después de las 20hs para dedicarles tiempo a ellos. Que tus clientes sepan los horarios en que no estarás disponible. Esto reducirá la tentación a incumplir con tu regla.

    9. Cuando estás trabajando, ¡concentrate! Concentrarse en la tarea que estás realizando resulta ser menos cansador que intentar hacer el trabajo por inercia. Cuando decidís que es hora de trabajar, eliminá las distracciones, predisponete con energías y depositá en ese momento todas tus ganas. La concentración en la tarea específica que estás realizando, te ayudará a exprimir el tiempo mucho mejor.

    10. Dale salida a tus ideas. Si tenés intereses y metas muy diversas dando vueltas por tu cabeza, vas a necesitar darles una salida. Si las retenés sin hacer nada, eventualmente interferirán con tu capacidad de concentración e incluso pueden llegar a hacerte sentir frustración.

    Considerá comenzar algunos pequeños proyectos solo a modo de hobbie para dar salida a esa fuerza creativa, teniendo presente que lo hacés para divertirte y sin olvidar cuales son tus prioridades. Si estos proyectos se convirtieran en factores estresantes, hay que dejarlos inmediatamente.

    ¿Tenés algún consejo para compartir?

    Dejar un comentario

    1. Información Bitacoras.com…

      Valora en Bitacoras.com: Ya llega noviembre y se deja sentir el desgaste del trabajo durante todo este año sobre nuestras espaldas. ¡Cuesta tanto llegar a fin de año! Y todavía quedan dos meses por delante, antes de comenzar a coordinar 7, 15 o 21 dí…..

    Dejar un comentario